Feliz Domingo Compartiendo

¡Te vuelvo a descubrir!

Tu rostro me resulta familiar pero nuevo.

¡Tienes boca! ¡Y barbilla!

No recordaba esos pómulos tan regordetes y preciosos.

Ni esa fantástica sonrisa que te ilumina la cara.

Cierro los ojos y estás.

Me gusta tanto mirarte.

A través de tu piel revivo tu historia a mi lado.

Lo que más me sorprende es la cantidad de dientes que asoman curiosos entre los labios.

Y como han crecido las cabezas de todos…

Es estupendo veros completos de nuevo sin olvidar el porqué, ya que nuestros ojos y nuestras manos han hecho un trabajo estupendo.

Cuidarnos es cuidar al otro, por ello nos damos un sonoro aplauso y un gran abrazo de oso.

¡Te vuelvo a descubrir!

¡Y tú a mí!

Me hace tan feliz que sólo tengo ganas de saltar y mirarte una y otra vez.

En este momento si, a ti y a ti, cada instante que me regalas,

 me recuerda lo maravilloso de mi existencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad