Origen histórico del Rocío

Origen histórico del Rocío

La primera vez que apareció la leyenda de la Virgen del Rocío fue en el antiguo libro de reglas de la Hermandad Matriz de Almonte de 1758. La imagen de la Virgen “reaparece” sobre un tronco de un árbol en el término de la villa de Almonte. La imagen original es de finales del siglo XVIII y leyenda se sitúa antes de la conquista islámica del territorio cristiano a principios del siglo VIII. Algo interesante es que la imagen no fue escondida en el siglo VII, sino a partir del siglo XIII. Todos los casos de estas Vírgenes “aparecidas”, despertaron sentimientos en el grupo.

La resistencia de la imagen de la Virgen constituye el hecho más significativo para reafirmar que la imagen es susceptible de convertirse en patrimonio local, pero también es significativo el culto externo, la romería o la procesión.

La ubicación de su ermita hubiera sido promovida con una finalidad evangelizadora, y más concretamente de cristianización del lugar, tras la reconquista de estos territorios a la población islámica. Desde el siglo XIII, este espacio fue nombrado cazadero real, porque desde un principio los monarcas cristianos supieron de la abundancia de caza en estas tierras, y por tal motivo han permanecido casi intocadas por el hombre. Al principio de la devoción a la Virgen con el nombre de Rocío, se va difundiendo por todos los pueblos cuyos habitantes cruzaban por esos caminos. La evolución de esta fiesta ha sido muy importante, dado que surge como una romería patronal de las poblaciones de las marismas a principios del siglo XX y hoy en día es una de las  celebraciones cristianas más importantes en España y que reúnen a mayor cantidad de fieles.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies